Una habitación propia

En badbichas.com partimos de una premisa: La necesidad de las mujeres de contar con un espacio propio para pensar, para crear y para cambiar lo que cree que deba cambiar.

En este espacio de Conceptos, iremos publicando conceptos  sobre autonomía e independencia que nos permitan entender varios textos académicos y literarios que hablan sobre derechos.

Esta vez iniciamos con una sugerencia de texto de la escritora Virginia Woolf publicado hace 88 años.  El texto se llama “Una habitación propia” y plantea la necesidad de las mujeres de contar con su propio espacio físico y simbólico para crear. No es una oda al dinero o al consumo, es la puesta en página de un derecho negado.

Aquí pueden encontrar el texto completo en pdf. Y aquí, las 10 frases que, en nuestra opinión, resumen qué significa contar con una habitación propia:

 

  1. “No se puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no se ha cenado bien”.

  2. “Realmente, pensé, guardando las monedas en mi bolso, es notable el cambio de humor que unos ingresos fijos traen consigo”.

  3. “Pensando en todas estas mujeres que habían trabajado año tras año y encontrado difícil reunir dos mil libras y no habían logrado recaudar, como gran máximo, más que treinta mil, prorrumpimos en ironías sobre la pobreza reprensible de nuestro sexo. ¿Qué habían estado haciendo nuestras madres para no tener bienes que dejarnos?”

  4.  “Ahora bien, si hubiera montado un negocio (…) Quizás en aquel momento hubiéramos estado explorando o escribiendo, vagando por los lugares venerables de la tierra, sentadas en contemplación en los peldaños del Partenón o yendo a una oficina a las diez y volviendo cómodamente a las cuatro y media para escribir un poco de poesía”.

  5.  “Durante todos estos siglos, las mujeres han sido espejos dotados del mágico y delicioso poder de reflejar una silueta del hombre de tamaño doble del natural. (…) Si ellas se ponen a decir la verdad, la imagen del espejo se encoge; la robustez del hombre ante la vida disminuye. ¿Cómo va a emitir juicios, civilizar indígenas, hacer leyes, escribir libros, vestirse de etiqueta y hacer discursos en los banquetes si a la hora del desayuno y de la cena no puede verse a sí mismo por lo menos de tamaño doble de lo que es?”

  6. “La castidad tenía entonces, sigue teniendo hoy día, una importancia religiosa en la vida de una mujer y se ha envuelto de tal modo de nervios e instintos que para liberarla y sacarla a la luz se requiere un coraje muy poco corriente”.

  7. “Era extraño que, hasta Jane Austen, todos los personajes femeninos importantes de la literatura no sólo hubieran sido vistos exclusivamente por el otro sexo, sino desde el punto de vista de su relación con el otro sexo. Y ésta es una parte tan pequeña de la vida de una mujer”.

  8. “La libertad intelectual depende de cosas materiales. La poesía depende de la libertad intelectual. Y las mujeres siempre han sido pobres, no sólo durante doscientos años, sino desde el principio de los tiempos. (…) Las mujeres no han tenido, pues, la menor oportunidad de escribir poesía. Por eso he insistido tanto sobre el dinero y sobre el tener una habitación propia”.

  9. “Cuando os pido que ganéis dinero y tengáis una habitación propia, os pido que viváis en presencia de la realidad, que llevéis una vida, al parecer, estimulante, os sea o no os sea posible comunicarla”.

  10. “Creo que esta poetisa que jamás escribió una palabra y se halla enterrada en esta encrucijada vive todavía. Vive en vosotras y en mí, y en muchas otras mujeres que no están aquí esta noche porque están lavando los platos y poniendo a los niños en la cama”.